Nuevo viaje en febrero/marzo de 2013, y nuevo Blog

Para el nuevo viaje que realizo en febrero y marzo de 2013 he creado un nuevo blog. Va a ser más sencillo, sin tanto texto y explicación, porque de verdad me quita mucho tiempo. Pero por él podréis seguir mis nuevas andanzas por tierras noruegas.

¡Qué lo disfrutes! Está aquí http://matiasfontenoruegamarzo2013.wordpress.com/

Posted in Uncategorized | Leave a comment

10 y 11 de diciembre del 2012. Último día a Suecia y regreso a Tenerife. Visita al dueño del piso en Noruega. Tienda Rusta. Paseo con los perros. Preparar equipaje. Despedida de José Antonio y Verónica. Guagua de Norrköping al aeropuerto de Arlanda. Tirado en el aeropuerto. Vuelo durmiendo. Final del viaje en Tenerife Sur.

Anoche me quedé viendo la magnifica tele en el magnífico sofá hasta las 2 am, un programa que se llama “cazadores de nazis” sobre la GMII. Muy bueno. Me quedé dormido en el sofá hasta que José Antonio me despertó a las 5 am. Entonces me fui a la cama y dormí hasta las 10 am. Me hacía mucha falta.

Desayuné un plátano y mis cereales con el yogur que me hice con la leche cortada de Noruega. ¡Si, jajaja, me traje leche cortada desde allí! Me organicé un poco y salí de casa. Tuve que limpiar de nieve los cristales del coche, pero estaba suelta y esponjosa, nada que ver con el duro hielo que tenía en Noruega. La quité en un segundo con un cepillo que me dejaron estratégicamente colocado por fuera del coche para que lo viera. Gracias.

Conduje una hora hasta Norrköping para ver a Braulio, dueño del apartamento donde me quedé en Noruega. Aparqué al lado de su casa sobre las 12:20, y estuve como 5 minutos hasta que el parquímetro al aire libre aceptara la tarjeta de débito para pagar 1 hora de parking por 20 coronas suecas SEK (2,4 €).

Braulio me atendió muy bien. Le entregué las llaves del apartamento y el correo que había en el buzón. Hablamos sobre Noruega, y me dio bastantes consejos útiles para moverme con el papeleo una vez tenga trabajo. También estuvimos hablando de España. Una de las cosas que me dijo es que un buen primer paso sería tratar de conseguir trabajo que se necesitara baja cualificación, de peón u operario,  en una empresa del sector de biología o relacionado con medio ambiente, como una piscifactoría o empresa de extracción de recursos naturales, como una maderera. Me serviría para empezar a trabajar, el trabajo es duro pero se gana bien (sobre unos 500000 NOK/año (nok: coronas suecas, unos 4000 € mes después de impuestos). Y después de ahí, ya con la experiencia, en un par de años que tratara de subir en la misma empresa o en otra del mismo sector. También me dijo que a medio plazo me convenía dar el salto a un empleo estatal, porque en los empleos estatales se cotiza doble y cuando me jubile tendría dos pensiones. Me enseñó la suya, que trabajó menos de 20 años de camarero y de operario en una empresa de fabricación y distribución de materiales metálicos, y en total cobra casi  14000 nok mensuales (unos 1900 €). Claro que todo es más caro aquí, pero él está muy satisfecho. Entre su pensión y la de su mujer viven bien. Sólo lamenta no haberse venido 10 años antes de su país (es chileno, y trabajó en España por un tiempo). Otro tema que me comentó es que entre Suecia y Noruega que valía mucho más la pena Noruega. La gente es un poco más brusca y seria de entrada, pero las condiciones laborales son mejores y se cumple mucho las normas. Que son muy estrictos con el papeleo, y que me recomienda que siempre esté preguntando por cómo hacer las cosas, porque los noruegos les cuesta abrir la boca y que me pudo perder muchas ventajas fiscales, sobre todo porque tengo hijos. Tanto él como Verónica me han comentado que en Suecia hay demasiada economía sumergida y trabajo en negro, principalmente explotando a inmigrantes.  Y José Antonio me comentó que la mayoría de los empleos más esclavos por horario (hostelería, etc.) en Suecia los dueños y trabajadores suelen ser inmigrantes. Mi intención no es estar 20 años en Noruega para cobrar una buena pensión, sino lograr tener a corto plazo unos ingresos lo suficientemente altos para arreglar mi situación económica ahora en España, pagando el precio de estar lejos de los que quiero. Cobrar para meter dinero en España. Una vez arreglado el problema regresaría.

Me despedí de Braulio y cogí el coche de nuevo. Me hubiera gustado hoy ir al museo de aviación, pero ya era la 1:30 pm y tenía el tiempo justo, además de que está a 30 minutos de camino, en Linköping. La opción B era ir a una tienda Rusta para echarle un vistazo. En 10 minutos estuve allí,  podía haber estado en 5 pero me cogió una calle en obras con un tractor y tuve que esperar. Es curioso como los obreros trabajan en la calle a tan baja temperatura. Estaban echando algo en la carretera para quitar la nieve y poder trabajar. En el camino pasé por delante de un teatro/cine que ponía “la Familia Adams”. No sé si era un cine o un teatro, y en la fachada ponía la frase “förkunna seklers Glädje” (proclamad siglos de alegría), lo cual tampoco me ayuda mucho a saber que es. Seguí hacia la tienda Rusta de Norrköping, que está en un polígono con el resto de centros comerciales. Aparqué y entré. Es una tienda de precios bajos, y tiene de todo. Eché un vistazo a lo de Navidad, y me gustaron los manteles, pero ni mi economía ni el sobrepeso en la maleta me permiten ni comprarlos ni llevarlos. Otra vez será.

Salí de la tienda Rusta dirección hacia la casa de José Antonio y Verónica, en Ljusfallshammar, a 1 hora de camino. Paré en Finspȧng en una gasolinera para dejarles el coche con el tanque lleno. Pero no pude. Aunque tenía 78 € en la cuenta ningún datáfono me dejó poner gasolina, decía como que no tenía saldo en la tarjeta. A lo mejor es que hay que tener más dinero en cuenta para poner gasolina. No lo sé. En Noruega con 7 € en la cuenta hice una compra de 6 €, y el datáfono aceptó la tarjeta. Después de intentarlo varias veces y con varias tarjetas, tanto dentro como en los surtidores, desistí de poner gasolina.

Conduje hasta la casa, una delicia. El último atardecer de las 3 de la tarde que vería en muchos meses me acompañó, junto con varias canciones, entre ellas la de Terminator. Conducir por última vez en Suecia. ¡Son los paisajes tan espectaculares, todo nevado! Me gustaría poder detener el tiempo y el coche en cada rincón para sacar miles de fotos, cada una de ellas una verdadera postal de navidad. Me sigue asombrando que aquí el carril izquierdo sea el menos usado, y por lo tanto el que más nieve tiene. Yo sólo me atrevía a adelantar por ese carril justo a la salida de una población, que es cuando está más limpio. Justo al contrario que en Tenerife, donde el carril derecho es el que más baches tiene, y por eso trato siempre de ir por el izquierdo. Y que decir de los camiones, no he visto tantos en esta ruta como cuando me fui a Noruega, pero me siguen impresionando. Son grandes, a veces dobles, y cuando pasan hacen vibrar el coche y te llenan de nieve del suelo. También tuve la suerte de que nevara mientras conducía, lo que añadió más belleza. Los caballos con mantas, las casas adornadas con luces, las balas de restos vegetales, los árboles recubiertos de nieve, los campos de cultivo entre los bosques, todo es impresionante.

Aparqué y traté de abrir la puerta que yo mismo había cerrado por la mañana. La llave la dejé donde ellos la dejan escondida siempre, por si venían antes que yo. Todavía no me acostumbro a esta cerradura, que no hace falta darle una vuelta a la llave, que basta con girarla un poco, es como si se trabara, pero realmente está abriendo o cerrando. Son casi las 4 pm. ¡Los perros casi me tiran de la emoción! ¡Que sí, que sí, que ahora salimos a dar un paseo, pero esperen un poco, que tengo que comer algo! Todavía tengo pasta de la que me hice para venir de Noruega, con sus bolitas de pimienta. La caliento al microondas y desaparece junto a un vaso de leche. Es increíble eso de tener nevera, que la abres y hay leche fresca. Y que decir del baño dentro de la casa, con ducha y váter individual. Qué lujo, jajajaja.

Le puse los pañuelos refractantes a los perros y sus correas, y salimos a dar una vuelta. Bueno, en realidad pareció más que ellos me sacaron a mí. Dimos la vuelta completa al pueblo por la calle principal, totalmente nevada y sin tráfico. Las casas son de cuento, todas iluminadas (ya era de noche aunque eran las 4:20 pm), y sin cortinas, algo que me sigue sorprendiendo. En muchas ventanas un candelabro de madera con velas de navidad. La perra blanca le encanta jugar con la nieve, y se tira encima de cada montón. La tengo que sujetar más, mientras que la perra negra es más tranquila, pero cuando dice por aquí no, hay que tirar de ella. Estoy como 20 minutos a – 8º C paseándolas. Lo disfruté mucho la verdad. Justo cuando llegaba a casa llegaba también José Antonio de trabajar. Entramos en la casa. Él se puso a jugar a la Play, y yo a empezar a hacer la maleta.

En un rato llegó Verónica. Me ayudó en lo que le pedí y también me preparó una pasta para comer en el aeropuerto. Me duché, hice la maleta (y misteriosamente cupo todo, otra cosa es que no tenga sobrepeso, ya lo veremos). Al rato llegaron los dos hijos. Comí arroz con pollo y una salsa especial de Verónica buenísima. Cuando ya tuve todo listo, me despedí de los hijos y José Antonio y Verónica me llevaron a Norrköping, casi una hora de trayecto. Me dio realmente pena dejar esa casa, me siento tan cómodo y es tan confortable. Son unos amigos estupendos. Soy totalmente consciente que sin ellos este viaje no habría salido ni la mitad de bien.

Me dejaron a las 7:30 pm en la sala de espera de la estación de guaguas, no sin antes haber comprobado donde tenía que estar para coger mi guagua hasta el aeropuerto de Arlanda. A las 8 pm cerraron la sala de espera. Eso es algo que no comprendo en estos dos países. Con el frío que hace en la calle, y cierran las salas de espera de los transportes, me pasó en Noruega con el ferry y ahora aquí en Suecia. Menos mal que mi guagua tenía horario de salida a las 8:15 pm, si no me muero ahí fuera, a – 10ºC. Me encontré con un aparcamiento de bicicletas completamente congelada, y no me pude resistir a sacar un par de fotos. Llegué a la marquesina, y ya había gente esperando. Amablemente un señor me indicó que la guagua llevaba un retraso de 10 min. Al momento apareció la que iba a ser la chófer  por lo que ya estaba seguro de que estaba en el lugar correcto. Me dediqué a sacar fotos de los árboles caducos, uno con una casa para pájaros. Los demás me miraban como si estuviera loco. Pero es que me sorprende cada detalle visual de aquí y no puedo evitar sacar fotos.

La guagua llegó y después de poner el equipaje me subí. Por cierto, no hace falta billete impreso. Cuando uno lo compra por Internet tiene que poner un nº de teléfono, y al confirmar la compra se recibe un SMS. Ese mensaje, en tu móvil, es el que enseñas cuando subes a la guagua, y ya está. ¡Que maravilla de guagua! Fueron 3 horas de trayecto, pero tenía bandeja para el portátil, enchufe, wifi gratis, y luz individual con la que veía el teclado. Se me pasaron las horas volando, en lo que escribí, subí fotos y chatee un rato. Incluso hablé por el Skype. Pasamos por Estocolmo, y pude ver de nuevo la capital de Suecia. Curioso, al inicio y al final del viaje pasé por esta ciudad. Aproveché y me comí los dos sándwiches que había preparado.

A las 11:30 pm estaba ya dentro del aeropuerto de Arlanda. Cogí un carrito y me dediqué a recorrerlo, aunque en el Hall de Salidas no había nadie. Una vez localizados los ascensores, el mostrador donde tengo que facturar y los baños, elementos que es imprescindible conocer su ubicación, me fui a la zona de cafetería. Pasé por un cajero y saqué 300 sek (unos 36 €, lo mínimo que se podía sacar) Curioso que ahora si pude sacar dinero con la misma tarjeta que me negó la gasolina por la mañana. Allí busqué una mesa con un enchufe al lado, y antes de sacar nada, me fui al Max y me compré un menú. Un estupenda hamburguesa con su refresco y papas, que me costó 79 sek (9,48 €). También me compré una manzana y un plátano por 13 sek (1,56 €). Estuve chateando con Chelo un rato, y escribiendo este blog. En el aeropuerto hay 3 horas de Internet gratis, pero te mandan un código al teléfono. Yo tuve que pedir dos, uno con mi móvil español para tener Internet en el móvil, y otro con mi móvil noruego para el portátil. A partir de esas 3 horas gratis hay que pagar. Pagué sólo una hora, porque quería subir y descargarme demasiados archivos para la velocidad de mi pincho noruego. En esa hora sólo subí y bajé archivos. Después instalé mi pincho noruego (ese que llevo usando desde hace dos semanas con 500 nok) y seguí trabajando. Mientras hacía esto vi una situación muy extraña: dos iraníes/iraquíes se ponen a hablar con una americano al lado mío, porque los tres necesitábamos un multienchufe para los ordenadores. Terminan hablando de la nacionalidad y los pasaportes, y el americano le termina enseñando el pasaporte y ellos lo cogen y se sacan fotos con él y lo tienen en la mano un rato. Después hablan un poco más, le devuelven el pasaporte y se van. Yo tenía puesto los cascos pero no estaba escuchando música, sino a ellos, y no me gustó nada. Los americanos de amables son demasiado confiados.

Entre el trabajo y el americano me dieron las 6 am sin haberme levantado. Recogí mis cosas y me fui al baño. Después de afeitarme y acicalarme un poco subí al hall de salidas. Impresionante la gente que había por la mañana, ¡Pero si a las 12 de la noche no había nadie!. Que pena no haberle sacado una foto vacío. Facturé sin problemas. Como todo lo pesado lo había puesto en la mochila de mano, la maleta solo pesó 13Kg, dos menos que a la venida a Suecia. Después pasé seguridad, y me encontraron un botellín de agua que ni recodaba que llevaba, menos mal, me quitaron 500 gr. de peso. Pasé (porque no te queda otra) por delante de muchas tiendas, pero no me paré en ninguna. Fui directamente a la oficina de cambio Forex, donde cambié las 200 sek (coronas suecas) que me sobraban del cajero, y el cambio me salió bien, a 9,08 sek por euro (22 € me dieron) y también cambié 800 nok (coronas noruegas) y me dieron 98 €, y este cambio no me salió tan a cuenta porque se cobraron la comisión de las dos transacciones, un total de unos 12 €.

Mi siguiente destino fue la Oficina de impuestos (Tax Free Office), donde fui a declarar las compras que hice en la tienda de suvenires el último día que estuve en Noruega. Me dijeron que antes de pasar seguridad tenía que haber ido con lo que había comprado y enseñarlo en la oficina que tienen por fuera, y que después en esta interna presentar los papeles para cobrar. Yo le dije que era imposible porque ya había facturado las compras. Y bueno, o le caí simpático o lo que fuera pero me dijo que lo dejaba pasar y tras rellenar unos papeles muy rápidos me devolvieron 45 nok (6,3 €) en mi tarjeta de débito. La verdad que el trámite me resultó muy sencillo.

Esperé hasta la hora de embarque trabajando con el ordenador de nuevo, y desayunando la fruta que compré antes. Me fui directamente a buscar la puerta 7, donde era el embarque para el vuelo con destino Tenerife Sur. El pasaje me salió 499 sek (unos 59 €) ida y vuelta, sí, he dicho bien, desde Estocolmo a Tenerife Sur ida y vuelta por 59 € ¡Y ahora mira los precios de Binter entre islas a ver si te parecen baratos! Bueno, como era ida y vuelta, tenía que pagar comida ida y vuelta, lo que me salía unos 20 €, y no la pagué. Pero gracias a Verónica me llevé una estupenda pasta con pollo y salsa especial (que no me quiso decir que lleva), pero que está buenísima.

No voy a usar la vuelta, aunque la tengo pagada, porque sólo podía sacarse con un máximo de dos semanas desde la ida, y la tengo para el 25 de diciembre. Cuando vuelva a Suecia/Noruega sacaré un nuevo billete.

Subí al avión, un Airbus A-330, bastante grande y cómodo, con 8 filas de asientos, repartidas en 2 en un lateral, 4 centrales y otras dos laterales. Mi asiento fue el 33-A, en un lateral,  y cual fue mi sorpresa que me tocó una rubia sueca al lado. Pero que quieras que te diga, estas nórdicas son unas aburridas. Entre lo seca que era y el sueño que tenía yo, sin dormir la noche anterior tirado en el aeropuerto, de las 6 horas de vuelo me pasé 5 horas durmiendo, despertándome a cortos intervalos. Cuando me medio despertaba trataba de abrir una botella de agua que había comprado con 20 sek, pero no podía, no tenía fuerza en las manos porque estaba medio dormido, así que seguía durmiendo. Así me pasé las 5 horas. Sólo cuando puede abrirla me fui despertando, ya a media hora de aterrizar.

Llegué a Tenerife Sur,  y mi maleta fue la penúltima en salir, ya cuando todo el mundo se había ido. Llegar a casa fue una alegría, pero con demasiadas preocupaciones en la cabeza.

El futuro está por venir. No sé como será, pero por lo menos tengo la satisfacción de hacer algo por tratar de crearlo. Y así terminó mi viaje a Noruega/Suecia, que no mi búsqueda de trabajo en Noruega. Desde Tenerife tengo mucho que hacer para lograr mi objetivo de tener un futuro laboral. Mi labor de sembrar in situ está cumplida, pero tengo planes de volver a finales de febrero de 2013, después de haber disfrutado de los niños en carnavales, y permanecer hasta mayo. Pero esa será otra aventura…

Me falta poner un Epílogo con sus conclusiones sobre este viaje, lo subiré en unos días. Gracias por haber leído este blog sobre mi viaje de búsqueda de trabajo en Noruega.

VÍDEO: MATIAS FONTE-PADILLA. Conduciendo nevando desde Ljusfallshammar hacia Norrköping  por la mañana. 10/dic/2012 http://youtu.be/I2nep1j5Bv8

VÍDEO: MATIAS FONTE-PADILLA. Conduciendo por Suecia hacia Ljusfallshammar con Terminator por la tarde. 10 diciembre 2012   http://youtu.be/jJNt0ZTfOU4

VÍDEO. MATIAS FONTE-PADILLA. Paseando a los perros por Ljusfallshammar, Suecia http://youtu.be/QEcvOVooQ5U

Posted in Uncategorized | Leave a comment

9/12/2012. Søndag. Primer día en Suecia. -18 ºC. Salgo a correr. Veo un tanque en acción. Visita a un centro comercial en Linköping y comida en Ikea.

Hoy me desperté antes de las 8 am, y es que anoche me había acostado como a las 2 am. Increíble eso de tener el baño y la ducha en una misma habitación, y dentro de la casa, jejejeje. Me desayuno cereales con yogur y un plátano. Hablo un rato con José Antonio, voy a buscar leña a la leñera que hay fuera de la casa, para tenerla para encender la chimenea, y me voy a correr. Todo el pueblo, alrededor de la casa y la propia casa es de postal de navidad. No hay rincón que no se merezca una foto.

¡Cómo disfruté correr con todo nevado en medio del bosque! Llegué a Grytgöl, el pueblo vecino, en menos de media hora, y regresé por la misma carretera. No hice sino sacar fotos por todo el camino, y grabar vídeo, y aquí las puedes ver. Al igual que en navidad de 2009, hace una temperatura baja, -18ºC, pero un tiempo soleado. Correr en estas condiciones, en que tu propio aliento se congela y se queda pegado en la braga, el aire frío en la cara, la luminosidad de la nieve, el ruido del hielo escachado a cada paso. Hay que vivirlo. En total una hora y un poco menos de 10 km. Fantástico. Y no paré de hacer fotos por el camino, cada una una verdadera postal de navidad, debajo verás alguna. Llegué a la casa, hice mis ejercicios, hablé con ellos, una ducha, y nos vamos de paseo. Los hijos están totalmente enganchados a los juegos on-line, y son una parte muy importante para ellos, con 15 y 20 años. Vi al hijo Alejandro aparcar el coche, y lo hizo genial. Los dos se quedaron en casa, supongo que felices porque no nos tenían a los adultos por allí.

Nos dirigíamos a las afueras de Linköping cuando un militar nos hizo desviarnos. No fue enorme mi satisfacción ni nada al ver que la carretera estaba cortada por los militares porque un camión  con remolque militar se había salido de la vía, y lo estaban tratando de sacar de la cuneta tirando con un TANQUE. Y encima había otro remolque con otro tanque encima. Me bajé, hablé con la militar de guardia, saqué todas las fotos y vídeos que quise, y vi como un tanque de por lo menos 40 Tn o más no era capaza de sacar el camión de la cuneta. Estuvimos unos 10 minutos y después seguimos nuestro camino, mientras iban a bajar el segundo tanque, suponemos que para remolcar entre los dos. La militar nos dijo que el tanque era un 9040, pero he buscado en internet y no es correcto, porque el 9040 fue un Panzer de la GMII. Nos llegamos a las afueras de Linköping de donde vimos por fuera el museo del aire (Flygvapenmuseum). Me dijeron que está espectacular. Tengo que ir, pero en este viaje dudo que me de tiempo.

Llegamos a un centro comercial de Linköping donde está también Ikea. Mientras Verónica buscaba algo de ropa nosotros dos nos metimos en varias tiendas, una Teknik magasinet de electrónica como la que había en Oslo, con las mismas chorradas, y pude jugar un rato con el Samsung Galaxy III y con una Tablet de Samsung. Después nos metimos en una librería y enseguida vi el cambio con respecto a Noruega. Mientras que en Noruega el 70/80% de los libros que veía estaban en inglés, aquí los libros en inglés ocupaban dos estanterías nada más, todo el resto de la librería en sueco. ¿Por qué? No lo sé. En una tienda de chucherías me llamó la atención una nevera llena de tarros de diferentes tipos de rape (tabaco), que se vende en bolsitas para chupar. Después nos fuimos los tres a comer a Ikea, y la ensalada y el pollo con verduras y puré de papas duraron muy poco. A continuación Verónica siguió comprando y nosotros nos tomamos el postre, Jose Antonio un helado de chocolate y “dulce de leche” (así estaba escrito y la foto da fe de ello) y yo una bola de coco con chocolate. Buscamos el coche y nos fuimos a un supermercado Maxi, para comprar nubes y algo de chocolate. Jose Antonio compró un chocolate con menta que estaba de muerte.

Regresamos a Linköping, en un trayecto de unos 45 minutos, en el cual hablamos con Chelo los tres. El paisaje nocturno de Suecia es tan espectacular como el diurno. Me encanta la carretera.

Llegamos a casa como a las 7:30, y me puse con el ordenador. Me hicieron el favor de mirarme el billete de tren que usaré para ir al aeropuerto, estuvimos hablando un poco, y me quedé sólo en el salón con Alejandro, el hijo mayor, el jugando y hablando por internet y yo haciendo este post y preparando ejercicios del curso que estoy haciendo. Así nos quedamos hasta bien entrada la noche.

VÍDEO: MATIAS FONTE PADILLA. Sacando de la cuneta un remolque con un tanque, y no lo consiguen 2012-12-09 http://youtu.be/nNcWKq_blPU

VIDEO: MATIAS FONTE-PADILLA. Corriendo en la nieve en Ljusfallshammar, Suecia. 9 diciembre 2012  http://youtu.be/Fvl8M6XyNF0

Posted in Uncategorized | Leave a comment

8/12/2012. Lørdag. Última visita a Oslo, última guagua, y último ferry en Noruega. Regreso de 5 horas y 400 km a casa de Jose Antonio y Verónica a Ljusfallshammar en Suecia

Oslo y Noruega han terminado para mí. He hecho todo lo que he podido, y también he disfrutado.

Esta mañana he ido a Oslo por última vez en la combinación guagua/ferry.

Me desperté a las 8 am. Trabajé como media hora con el ordenador, me vestí y me fui para Oslo sin ni siquiera desayunar. Cogí mi última guagua 631 hacia el muelle a las 9:40 am. Cogí mi último ferry hacia Oslo y mientras lo hacía le mandé un par de fotos sobre la marcha con el Whatsapp a Chelo. A las 10:20 ya estaba en Oslo.

Me encontré la ciudad cambiada. Como el lunes 11 de diciembre es la celebración de la concesión del premio Nobel de la Paz 2012, que se lo otorgaron a la Unión Europea, están blindando la ciudad. Camiones llenos de vallas y bloques de cemento al lado de retroexcavadoras y operarios que las van colocando. Para pasar de un lado a otra de la calle hay que buscar el hueco. Me recuerda al montaje en Tenerife para los carnavales. Son muchas las calles que se están cerrando, y todo el vallado converge hacia el museo del Nobel de la Paz.

Me dirijo detrás del Ayuntamiento, a una semi-rotonda, donde se encuentran 3 tiendas oficiales de souvernis. No me gasto mucho dinero pero si compro varios detalles. Me dan dado un ticket para que lo presetne en el aeropuerto para que me devuelvan los impuestos. Veremos a ver si así ocurre. Me fui al centro comercial House of Oslo, y allí en el supermercado Many compré dos cositas también, entre ellas una caja de galletas de navidad ¡a ver como llegan a Tenerife! También me compré un batido de chocolate, que me tomé la mitad al salir y otro poco en el ferry.  También estuve en el Museo de los Premios Nobel, viendo el montaje que tienen para el día 11, para la entrega del Premio Nobel de la Paz 2012, concedido a la Unión Europea, y he paseado algo.

Como a las 15:00 llego al apartamento, después de coger el ferry y la guagua 631 por última vez. Saqué la tarjeta de transportes por un mes, por lo que me duraría hasta el día 20, pero aunque me voy hoy día 8 aún así me he ahorrado mucho dinero comprándola.
Recogí todas las cosas, las metí en el coche, y después limpié el apartamento durante 1 hora. Desde que empecé a limpiar el apartamento, he encontrado 42 monedas diferentes en el suelo, debajo de la alfombra, de los muebles, etc. Una vez terminé de limpiarlo, me aseguré de haber apagado la calefacción, haber cerrado bien la ventana/nevera, y desenchufado todo lo enchufado. Mi equipaje se pude dividir en 4 categorias: ropa, informática, recuerdos y comida (para dejarles a Jose Antonio y Verónica, junto con lo que me prestaron),Salí, y me aseguré de cerrar bien la puerta, bajé al coche y me puse a quitar el hielo de todos los cristales.

Salí de Sunnas, Nesodden, Noruega, a las 18:15, y llegué a Ljusfallshammar en Suecia, a casa de José Antonio y Verónica a las 11:20. Sólo pasé por un peaje por el que pagué 25 kr. Conduciendo durante 5 horas y 400 km, sólo me paré una vez para sacar una foto, de una casa decorada de navidad, y otra vez para echar una meadita en medio de la nada. En el coche me llevé dos plátanos, un sándwich, una manzana y media botella de coca-cola. Uno de los plátanos y la manzana llegaron intactos.

Es increíble el cambio de clima. Aquí en Suecia hay -18 º C y está todo nevado, ha nevado en forma, mientras en Noruega había -6º y queda ya muy poca nieve.

Está tan bonito todo, tan postal de navidad. Me hubiera parado en muchos lugares a sacar fotos nocturnas, pero no podía ser. Tuve la suerte de ver un ciervo, y de disfrutar de horas y horas de conducción sobre nieve, acompañado con la música que había en los cds del coche. Al usar en mi móvil el Navigator no podía escuchar la música al mismo tiempo que lo usaba.

Saqué varias fotos increíbles, y varios vídeos. Disfrútalos/as.

VIDEO: MATIAS FONTE-PADILLA. Centro de Oslo, Noruega, el 8 de diciembre de 2012. http://youtu.be/KNjGcxw2Mfw

MATIAS FONTE-PADILLA. Conduciendo desde Noruega a Suecia, el 8 de diciembre de 2012.  http://youtu.be/9feipu_8h38

Posted in Uncategorized | Leave a comment

7/12/2012 Fridag. Hoy me desperté tarde. Biblioteca. Y a Oslo de compras. Oslo City. ¡Qué bueno es el tranvía!

De momento pongo el texto del viernes. En estos momentos estoy trabajando con las fotos…

Ante todo una corrección. El edificio de dos torres inmensas que tiene el reloj no es el parlamento, como he puesto hasta ahora en todos los post. Es en realidad el ayuntamiento.  Me enteré hoy y lamento el error. Lo corregiré en todos los post.

Sobre las 11 am me despertó algún ruido, pero ya tenía el sueño ligero. Hoy ha subido un montón la temperatura, y sólo hay – 6º C. Dormí 4 horas, bueno, es suficiente. Me desayuné cereales con leche cortada otra vez (se cortó el tetrabrik que compré). Organicé un poco y me fui a la biblioteca de Nesodden. Al coger el coche tuve que quitar una capa de hielo que no me dejaba ver nada ¡Pero si a las 7 am lo estaba aparcando y estaba limpio! Bueno, con la calefacción a tope lograré que todos los cristales queden limpios perfectos.

Por cierto, avisé a Jose Antonio porque no podía bajar el cristal del acompañante, y pensé que se había estropeado el motor del cristal. Y me dice que no, que es la goma que con el hielo se ha pegado al cristal y que por eso no baja. Efectivamente por la noche que ya no tenía hielo funcionó perfecto. Otra cosa que aprendí.

Estuve hasta las 3:45 pm que cerraron. Subí las fotos de este blog, chateé un rato y trabajé otro poco. Me llevé un plátano y un sándwich hecho con pan de hamburguesa y con ese queso gouda que tengo que terminar. Por cierto, yo que pensé que había sido una mala compra tener 1 kg de queso en lonchas, y ha salido fantástico. Lo congelo y descongelo y siempre puedo separar las lonchas, no se me queda como una masa como pasa con otros quesos. Así que puedo ir haciendo bocadillos sin problemas.

Llego a casa y como. Hoy toca la última sopa de sobre de Creamy Chicken, y el final de la ensaladilla de papas. De postre nada, jajajaja. Hago otro sándwich para Oslo, y cojo mi coche hasta la parada. Todos los días lo sigo cambiando de sitio. La verdad que con – 6º C pude esperar la guagua unos 10 minutos sin que me diera frio. De todos modos me noto algo tocado de ayer, como si mi cuerpo me dijera que no quiere más frio.

Llego con el ferry a Oslo, y en eso veo que llega el tranvía de la línea 12, que conozco el recorrido, y sin pensármelo corro y me subo. Con él no tengo que caminar nada hasta llegar al centro comercial de Oslo City y la estación central, que es donde quiero ir esta tarde. Me he ahorrado 15 minutos caminando al frio. Un detalle. Yo veo que en los tranvías se sube la gente y casi nadie pasa la tarjeta por el lector o por la ticadora. Supongo que habrá revisores, pero yo no los he visto todavía. También es verdad que el tranvía sólo lo he usado 5 veces. Me bajo justo en la estación de trenes y camino 100 m para entrar en Oslo City. Por el camino me he mandado la hamburguesa/sándwich de queso que me había preparado. Bajo al supermercado y pregunto por unas chocolatinas, un encargo que me ha hecho una amiga. Una encargada super simpática me lleva hasta ellas. Las compro y me voy a una caja rápida autoservicio a pagarlas. Me ayuda un dependiente, pero me quedo solo, pago con la tarjeta y me voy del supermercado. Cuando he recorrido unos metros me doy cuenta de que no me dio ticket, y me quedo mosqueado, así que vuelvo a entrar y resulta ¡que no había pagado! Le había dado a la pantalla táctil pero me había faltado un botón ¡casi me voy sin pagar! Es capaz que aquí me detienen 4 días por unas chocolatinas, Jajajajajaja.

Sigo buscando dentro del Oslo City otro detalle, pero me dicen e una tienda que lo mejor es que salga del centro comercial y que vaya a una tienda de suvenires, que está en una calle paralela al lado de un hotel. Salgo y me como una chocolatina para entrar en calor, jejeje. Llego al Hotel, pero resulta que es una inmensa zona cubierta donde está el teatro, un hotel y muchos restaurantes y tiendas, todo en un ambiente de madera muy clásico. En el teatro del pueblo o  Folketeatret estrenan hoy una obra de la compañía de los Monty Phyton, pero vamos en idioma noruego, como para ir. Me siento en la base de una escultura de una mujer haciendo contorsionismo, y me pongo a chatear con Chelo un rato. Una pareja se sienta al otro lado de la escultura a comerse una pizza que tiene una pinta y un olor que te mueres. Termino de chatear y me voy a levantar, y en ese momento aparece uno de seguridad y nos dice a mí y a la pareja algo en noruego que no entiendo, pero supongo que es “levántate de aquí y mueve tu culo” pero educadamente claro. ¡Pero que pasa en este país, que uno no puede pasear por donde uno quiera ni sentarse donde uno desee! Son unos amargados. En ese momento pensé que de madrugada anoche (si, cuando me quedé tirado en Oslo) no vi ni a un solo pobre en la calle, que por el día hay en muchas esquinas. ¿Será que los encierran? ¿O todos tienen su refugio? ¿O será que se disfrazan de pobres por el día? En España tú ves personas que duermen en la calle, pero aquí no.

Salí de la galería del Folketeatret y me dirigí a la estación de trenes, a unos 100 m. Allí cogí el tranvía 12 en sentido contrario, y en unos minutos estaba en el muelle o Aker brygge, en ese sitio del que me echaron anoche de madrugada. Ahora lleno de gente, y todo el mundo sacando fotos del muelle, jajajaja. Bueno, cogí mi ferry, mi guagua y llegué a casa. El coche marcaba sólo -6ºC, y la verdad es que se nota que hace menos frio.

En casa no hago mucho. Organizo un poco en vistas a mañana, estoy con el ordenador, chateo algo y me voy a la cama a las 10 pm. Mañana me espera un día de conducción largo y estoy algo cansado ¿por qué será?……

Posted in Uncategorized | Leave a comment

6/12/2012. Torsdag. Sin nevar. Disfruto del paisaje corriendo. Biblioteca, y la historia de cómo me quedé tirado en Oslo de madrugada. Venturas y desventuras de un colgado….

Hay -10º C. Desayuno mi té, mis cereales con leche, leche de coco y azúcar, y 3 lonchas de queso. Compré 1 kilo de queso gouda en lonchas en Suecia, y a partir de ahora formará parte de mi dieta diaria, si no lo pierdo.

Trabajo un poco con el ordenador. La verdad que el uso de la firma digital en los documentos de Word está genial. Gracias a que me gasté 15 € en Tenerife en un lector de DNI electrónico, aquí he podido trabajar sin problemas. Envío un par de CV y preparo otra documentación.

Salgo a correr a las 13 h. El día está luminoso, bueno para lo que es aquí soleado, el sol en su punto más alto está como a las 10 de la mañana de Tenerife, y sigue sin calentar. Disfruto un montón viendo las casitas nevadas, y saco varias fotos. También del recorrido.

Llego como a las 2:20 pm. Hago mis ejercicios, mi ducha y a comer, toca ensaladilla de papas y jugo.  Me voy a la biblioteca para aprovechar el wifi. Estoy hasta la hora de cerrar, de hecho, la puerta de la sala de estudio donde estoy se cierra sóla electrónicamente, y cuando vienen a avisarme de que se cierra, ya no pueden entrar, pero afortunadamente yo si puedo salir.

Llego a casa, dejo escondida la mochila con el portátil y los papeles, y decido irme a Oslo a ver si encuentro el Bar Blȧ, y así veo un poco el ambiente nocturno de la ciudad. Y además, hacía varios días había recogido un vale descuento del 50% para una hamburguesa en el Max, así que me lo meto en el bolsillo, hoy cenaré hamburguesa.

Cojo mi guagua y mi ferry y a las 8:30 pm ya estoy en Oslo. Echo un vistazo al horario de regreso, y leo que el último sale a la 1:30 am. Me parece un poco temprano para ir al bar, pero voy caminando. Hay mucha vida nocturna, todos los restaurantes llenos y los bares también. Mucha gente de un lado a otra, bien vestida, la típica estampa de ciudad de copas. Llego casi a la altura del Gran Hotel, y veo que hay un Hard Rock Café, y me meto.  Es increíble como la gente cree que soy de aquí, hasta los extranjeros me hablan en noruego. Dentro lo disfruto mucho. Cuatro conciertos seguidos y una cerveza que me tomo a 99 k (unos 14€, apunta eso), y se hacen las 12. Saco vídeos de las actuaciones, ya los subiré para que los veas. Me voy a otro local (el Friday´s), que es un bar que tiene muy buen ambiente. Me gasto 60 k (unos 10 € en otra cerveza, y aprovecho y voy al baño, dato este importante, jajaja. Estoy hasta la 1 am. Hora de regreso a casa.

Llego a la 1:15 al muelle, esperando coger el ferry a las 1:30 am. Pero está todo cerrado. Entonces miro de nuevo el horario y resulta que me he equivocado. De lunes a jueves el último ferry sale a las 12:45, y el viernes y sábado por la noche a la 1:30 am. ¡Pero es que es jueves, so imbécil! Soy consciente de que me he quedado tirado en Oslo. Hasta las 6 am no sale el siguiente. Tengo que esperar 5:30 horas. Así que ya sé donde ir, salvo que ya haya cerrado. Paso otra vez por la zona de bares y veo el ambiente, veo ya no me meto. Mi objetivo es el Max, un restaurante de comida rápida de hamburguesas, pero que según ponen ellos mismos en sus bandejas “mucho mejor que el McDonald’s”.  Con mi vale me hacen el 50% de descuento, y un menú de hamburguesa GDL (Gold Bacon meny) que costaba 121 k (17 €), ahora solo me sale 58 k (unos 8,12 €). Ya llevo gastados 32 euros esta noche. No cabe duda que salir en Oslo es caro, sólo 2 cervezas y una hamburguesa. Increíble.

En el Max me quedo hasta que cierran, hasta las 4 am. Estoy dentro dos horas entretenido gracias a que tengo enchufe para cargar el móvil y wifi gratuita que va muy bien, y porque con el móvil hago de todo, me descargo un par de juegos, navego un poco, chateo con gente que no conozco ni conoceré. Vamos, traté de matar el tiempo como pude.

A las 4 am salgo del Max y me dirijo al muelle. Por el camino, lo que había sido una calle decente durante el día por la noche a estas horas se transforma en otras cosas, y varias prostitutas negras merodean. Pasa un señor y responde en español, y la tía habla español también ¡Qué internacionales son, jajaja! Cuando paso yo me hablan en noruego, le hago un gesto que no y sigo mi camino. Estoy más tirado que ellas….. Llego al muelle con la esperanza de que a lo mejor han abierto ya la sala de espera calentita. Pero no, sigue cerrada. No tengo a donde ir, y tengo que esperar dos horas a la intemperie.

Me pongo a caminar por la avenida marítima, pegado al muelle. Me dedico a sacar fotos: que si el reloj del muelle, que si la fortaleza de Akershus, que si el parlamento con las luces reflejando en el mar… “QUÉ BONITA CIUDAD ES OLO DE MADRUGADA A – 12ºC CUANDO ESTÁS TIRADO EN LA CALLE” Estaba sacando una foto cuando se me acercan dos de seguridad, que  qué estaba haciendo ¡Pues sacando fotos! Que no podía estar allí, le pregunto por qué y dice que es una zona restringida de noche, que hay zonas privadas. Me disculpo y sigo mi camino, y me vuelven a llamar. Uno estaba en contacto con alguien por teléfono. Que no puedo estar por ahí, que si tengo ID number, y si sigo que llaman a la policía, que es muy sospechoso que alguien esté ahí a esas horas. Les digo que me digan que parte de la calle es privada y cuál pública, que me voy a la pública, y que llamen a la policía si lo consideran necesario, que yo ya les he explicado que es que estoy tirado en Oslo y hasta las 6 am no puedo hacer nada, todo esto en un tono muy amigable, por supuesto. Uno de los de seguridad se da medio da la vuelta (tenía un pinganillo) y le dice algo al otro, y por lo que pude entender por su reacción es que yo no era un terrorista y que me dejaban continuar siempre que no me acercara a la parte privada. ¡A ver, si alguien quiere hacer fotografías comprometidas va a ir de noche, cuando no hay nadie y no se ve nada, o de día cuando puede pasar desapercibido entre cientos de personas!. Les pregunto por la sala de espera, y me confirman que la abren ellos mismos a las 6 am. Pero aunque se los pido me dicen que no pueden abrirla antes. Pues estamos listos, digo congelado.

Son casi las 5 am, y me queda una hora, así que me dedico a pasear y a sacar fotos por fuera de la zona portuaria: que bonita la fuente congelada, que bonito el aparcamiento de coches eléctricos, jajajajaja. Me recorro otra vez el centro de Oslo de punta a punta, hasta la estación de tren, y sobra decir que no había nadie, pero nadie por la calle. Y sobre las 5:30 am apareció el Diablo.

Caminando helado por una transversal a la calle peatonal Karl Johans gate se me para un pedazo de coche al lado, guapo, guapo, y seguro que con calefacción y todo…. Se baja el cristal del acompañante y una tía buenísima con unas t….. fantásticas me pregunta que a donde voy. Pues al muelle, y le cuento que estoy tirado hasta las 6 am. Y entonces se obra la manzana envenenada. Me ofrece ir a su apartamento, que si quiero ir a f…., que me lleva en su coche. La oferta es muy tentadora, jajajajaja, pero me dice que está trabajando y que cuesta 1000 k (140 €). Mil coronas, las tengo en el bolsillo, pero no tengo mucho más para regresar a Suecia. O prostituta o gasolina, o prostituta o gasolina, o seguir congelándome (que ya no siento los pies) o estar calentito debajo de un edredón nórdico echando un p…… déjame pensarlo….. déjame pensarlo…. ¡Que no, que es broma mujer, que no te pongas así, que no iba a ir de todos modos, lo juro, ay, ay, pero por qué me pegas, ay, que te juro que desde el principio me di cuenta que era una prostituta y que no iba a ir…..ay…ay! He tomado decisiones complicadas en mi vida, pero pocas tan difíciles como esta. De verdad que fue de película, era como si el Diablo se hubiera disfrazado de mujer. Bueno, en esta vida no lo haré, pero en mi próxima reencarnación caigo seguro (ahh, que yo no creo en las reencarnaciones…… pues tendré que empezar a creer, ….. mira que perder una oportunidad como esta.. hay que ser totufo….. ay, que no, ay, que lo decía en broma, te lo juro mujer).

Bueno, después de esta prueba de valor y fe continúo caminando por las solitarias y frías calles de Oslo hasta llegar la muelle de nuevo. Un taxi se para a mi lado y me pregunta que si me lleva. Le doy las gracias pero continúo mi camino ¿será otra prueba de fe?. Debe ser muy raro ver a alguien caminando a esas horas solo. Por fin es la hora. El ferry llega puntual, y se va hacia Nesodden sólo conmigo. Se puede decir que fue Mi ferry. Cuando llegamos al muelle de Nesoddtangen, hay más de cien personas esperando al ferry para ir a Oslo a trabajar. Las atravieso y voy a Mi guagua, en la que también viajo sólo, y disfruto de como el conductor va cantando todo el camino. Llego a Sunna y hay hielo en el cristal del coche, así que lo limpio, pienso para mí que así no le tengo que hacer más tarde ¡pobre iluso!. Llego al apartamento rendido, y no me tomo ni un vaso de agua, directo al catre. Son las 7 am. Por lo menos cuando amanezca, en una hora, el sol ni se va a notar….. Si sobrevivo a este frio que he pasado hoy, puedo ir en pelotas hasta Suecia, jajajaja. Buenas noches, que diga, Buenos Días.

Hoy también subo un vídeo del nene corriendo.  http://youtu.be/E6d1uClijKs

Posted in Uncategorized | Leave a comment

5/12/2012. Onsdag. Nieva suavemente. Visita a la Fortaleza Akershus.

Ya están subidas todas las fotos de hoy. Que las disfrutes.

Miércoles, y ¡Ha nevado por fin! Mi nevera ambiental, léase ventana, ya se ha convertido definitivamente en un congelador. De todos modos al nevar la temperatura ha subido desde los -13º de ayer a -9º. Y he descubierto que si dejo algo pegado a la ventana por dentro, se mantiene frío sin llegar a congelarse.

Desayuno leche normal con cereales, un poco de leche  de coco y azúcar. Miro el correo, y después preparo mi sándwich y salgo a la calle. El coche está cubierto de nieve, pero es muy suave y esponjosa. Saco un par de fotos ahora que el paisaje ha cambiado.

Ve voy a mi parada de guaguas, cojo mi 631 hasta el muelle, y de ahí el ferry a Oslo. Hoy toca ir a la fortaleza de Akershus, por dos razones, está el Ministerio de Defensa y también la propia fortaleza es un museo, que incluye el museo militar. Entrego el CV para el departamento de Medio Ambiente (lo mismo que hago en Tenerife de Reservista), y me doy una vuelta por la fortaleza.

Entonces paso por delante de una garita con un soldado, y recuerdo haber leído algo del famoso cambio de guardia, y miro la hora, faltan 5 minutos para la 13:30 pm. No puede ser aquí, pienso, porque es que estoy yo solo. Decido esperar y sacar algunas fotos. Efectivamente, a las 13:30 pm en punto hacen el cambio de guardia, muy sencillo pero con mucho rigor, y ¡yo soy el único turista que lo ve! ¡Para mi solito, jajaja! Me gustó bastante la verdad. Después me dirijo a ver la Prisión de Akershus (con mucha historia desagradable, y donde durante la GMII estuvieron como prisioneros los contrarios a los nazis, y cuando acabó la guerra estuvieron los nazis). Se ven unas vistas de Oslo impresionantes. Un par de fotos más.

Me voy al Museo del Ejército. Por fuera unas lápidas en recuerdo a soldados y unidades caídas en combate. Un imponente tanque guarda la entrada. Dentro la exposición está bastante bien, aunque le echo en falta un par de carteles más al menos en inglés, porque todavía el noruego se me resiste mucho. Muy buena la exposición de motos antiguas en el piso inferior, a quién le gusten las motos disfrutaría bastante. También está muy bien la zona dedicada a las misiones internaciones, donde me llevo una sorpresa, al ver una caja con boinas donde hay una de la COE (de teniente general, casi nada) y otra del ejército español en general (de oficial, como la mía). En la planta alta la mitad está dedicada a la GMII, y veo torpedos de 7 metros, minas de 1 tonelada, cañones antiaéreos, el interior de un submarino, una unidad alemana a tamaño real ¿pero cómo han metido todo esto aquí? En la parte dedicada a siglos anteriores, destaco la cantidad de sables y una sección dedicada a los primeros fusiles, con ejemplares del S XVI. Me gusta el museo bastante.

Salgo en dirección al muelle comiéndome mi sándwich, y paso por enfrente de la estatua dedicada a Roosevelt, el presidente americano. También hay una estatua dedicada a la defensa de la ciudad. Llegó al muelle y justamente mi ferry está embarcando, es la primera vez que no tengo que esperar. Son las 3:30 pm.

Al bajarme de la guagua en mi parada (Sunnas), paso por el supermercado y compro 3 plátanos, un bote de salsa carbonara, y una chocolatina. Llego a casa y me preparo la comida. Hoy toca de comer sopa picante de hace dos días y ensaladilla de papas. De postre un par de papas fritas y un par de galletas de navidad.

Ya son casi las 6 pm. Me dedico a trabajar con el ordenador y chateo un buen rato. Hago llamadas de teléfono (por menos de 20 minutos por supuesto). Por cierto, casi todos los días tengo que bloquear el móvil para datos, porque algunas aplicaciones no he logrado pararlas y a mitad del día ya llevo consumidos casi los 20 Mb sin haber hecho nada. Con el que más problemas tengo es con el “Comandos de voz”, que no lo estoy usando y así todo consume entre 13 a 17 Mb cada dos días. Es una herramienta de sistema y tengo que buscar bien como desinstalarlo.

Sobre las 10:30 pm me tomo una sopa de sobre Creamy Chicken de Knorr (bueno, está calentita). Dejo todo fregadito y a dormir.

Posted in Uncategorized | Leave a comment